Abrazando el Caos N° 7

EDITORIAL

Vivimos en un mundo que nos bombardea constantemente, de todos los modos posibles, para domesticarnos y hacernos rentables a los proyectos del poder. Un mundo en donde nuestros valores y anhelos (solidaridad, apoyo mutuo, autogestión, libertad), se han convertido en palabras tomadas por el enemigo, vaciadas de contenido, recicladas y vomitadas al mercado. El cinismo con que intentan convencernos, es de lo más burdo, pero aun así hay demasiados, demasiados, que compran gustosos sus cadenas, y las lucen con amplia sonrisa y ojos muertos. Siempre insistimos en tratar de visualizar grados de responsabilidad, en todo, en el sostenimiento del capitalismo, de la policía, de la destrucción de la tierra y el asesinato de animales…no es lo mismo un policía que el que lo llama…pero hay uno que no podría existir sin el otro. Por otra parte… ¿Quién es más violento, el que pega o el que se deja pegar? Para nosotros la respuesta está clara. Sigue leyendo

Encendiendo hogueras en la noche oscura (o sobre la construcción de resistencias bajo el orden psiquiátrico)

Esta sociedad desquicia a la gente, y cada día lo hace más. He aquí nuestro punto de partida. No parece descabellado afirmar que en los entornos en los que vivimos, quien no experimenta algún problema relacionado con la salud mental (de distinta índole, que pueden ir desde una depresión puntual a una psicosis, pasando por todo tipo de idas de pinza, como se las suele llamar), muy probablemente tendrá cerca a alguien que está sufriendo psíquicamente. El malestar y las patologías mentales crecen de forma exponencial. El consumo de psicofármacos se ha generalizado hasta el punto de que se toma por normal el hecho de que niños, adultos y ancianos ingieran cotidianamente sustancias químicas para adaptarse a las exigencias y la urgencia de este mundo. Sigue leyendo