De pecados capitales a trastornos mentales – Joseba Achotegui *

¿Serían hoy los círculos del purgatorio y del infierno, de la Divina Comedia de Dante,  pasillos de dispensarios  psiquiátricos?

divina comedia_primera vocal

El debate sobre la creciente psiquiatrización de la vida cotidiana se ha acrecentado últimamente con la  aparición de la quinta edición del DSM,  el Manual de Diagnóstico Psiquiátrico Americano, que con sus casi 400 diagnósticos descritos ha pulverizado el récord de la anterior edición del Manual que había consignado la nada desdeñable cifra de 307  trastornos.

Se ha de tener en cuenta que la primera edición del DSM  en los años 50 comenzó con 106 diagnósticos, por lo que como puede verse el número de patologías está alcanzando un ritmo de crecimiento casi de tipo exponencial.  Como se ha señalado con acierto,  si seguimos así, al final acabará habiendo un diagnóstico psiquiátrico para cada persona (así ya no habrá más discusiones).

Es importante señalar que esta polémica tiene mucha relevancia social, no se trata de un bizantino debate académico, ya que el DSM es de obligada utilización en el diagnóstico en  numerosos servicios de atención en salud mental.

Esta psiquiatrización de las conductas de la vida se expresa también en que los vicios y los pecados capitales que habían conformado durante siglos, con todos sus sesgos por supuesto,  la visión del ser humano,  hayan sido sustituidos actualmente por los trastornos mentales.

 

Así, en el mundo de hoy ya no se habla de vicios: ya nadie se da a la bebida sino que  padece un trastorno por consumo de alcohol. Pero darse al juego es el trastorno por ludopatía. Y el hasta ahora más inocente de todos los vicios, el fumar,  se ha convertido también en trastorno mental:  en el DSM-V es el flamante nuevo  Trastorno por consumo de tabaco (por  si alguien cree que exagero,  le daré hasta el código DSM: 305.1).

Por supuesto, tampoco se habla ya de defectos: la timidez se ha convertido en el “trastorno por fobia social” o en “trastorno por personalidad evasiva”.  Pero si uno es demasiado sociable y comunicativo tampoco se debe considerar que está sano mentalmente ya que  padecería un “trastorno de la personalidad desinhibida” (313.89). La inclusión de la fobia social como trastorno, dio lugar a una gran batalla, podríamos decir biopolítica en el  lenguaje foucaultiano,  ya que se considera que fue el punto de no retorno del DSM y se acompañó en Estados Unidos de multimillonarias campañas de propaganda,  suponiendo la incorporación de decenas de millones de personas al mercado de la psiquiatría.

La misma suerte  han corrido los pecados capitales convertidos hoy en trastornos mentales.

La gula es hoy el trastorno por hiperfagia, la bulimia, el trastorno de atracones o la ingestión nocturna de alimentos (se ve que comer de noche  posee una malignidad especial). Pero no comer también es trastorno y ahí está  la anorexia, o el trastorno de restricción alimentaria (se come poco). Y se está planteando que  preocuparse mucho por la comida también sea un trastorno denominado ortorexia. Así, es raro que no tengas algo.

La pereza es la psicastenia o la depresión, a la que se propone añadir la procastinación (dejar las cosas para mañana).

El orgullo es la personalidad narcisista, la paranoia , la megalomanía…

La lujuria se entiende hoy como un trastorno de adicción al sexo, pero al menos antes al que le  interesaba  poco el sexo lo dejaban en  paz, ahora no, también está en el punto de mira: padece “ el trastorno por  deseo sexual hipoactivo”  en el varón o  en la mujer.

Esta extensión hasta el absurdo de la lista de trastornos mentales lleva además a que se desvalorice la importancia y los problemas que suponen graves trastornos como la anorexia mental, una de las principales causas de muerte entre los jóvenes, al mezclarse y ponerse en la misma categoría todo tipo de formas de conducta

¿Estaría hoy también Dante en el paro al no poder escribir la Divina Comedia por haberse convertido  los vicios y  pecados capitales en trastornos mentales?

Fuente: http://blogs.publico.es/joseba-achotegui/2014/05/18/ayer-vicios-y-pecados-capitales-hoy-trastornos-mentales/

File:Inveja covarrubias.jpg

*psiquiatra, profesor titular de la Universidad de Barcelona y trabaja en el campo de la salud mental y la migración desde los inicios de los años 80.

Describió el Síndrome del Inmigrante con estrés crónico y múltiple-Síndrome de Ulises el año 2002. Fundador y Director del SAPPIR (Servicio de Atención Psicopatológica y Psicosocial a Inmigrantes y Refugiados) del Hospital Sant Pere Claver de Barcelona.
Es director del Curso de Postgrado “Salud mental e intervenciones psicológicas con inmigrantes, minorías y excluidos sociales” de la Universidad de Barcelona. Fue Premio Solidaridad del Parlamento de Catalunya 1997. Presidente de la Sección Colegial de Psiquiatras del Colegio de Médicos de Barcelona (1997-2001).

Ha asesorado en temas de migración y reagrupación familiar al Parlamento Europeo (1998-2004). Coordinador del grupo internacional de trabajo sobre “El Síndrome de Ulises” auspiciado por el Parlamento Europeo. Profesor del Diplôme Universitaire “Santé, maladie, soins et culture” de la Université René Descartes Paris V, Profesor invitado en la Universidad de Berkeley (California). Miembro del Consejo asesor de la World Association of Cultural Psychiatry (WACP)

Escrito de Colectivos y Personas Anarquistas de Brasil a dias de la Copa del Mundo del Futbol

Foto: Saludos gente extranjera. Lamentamos interrumpir tu celebración, pero dadas las circunstancias necesitamos que comprendas el contexto real de la Copa del Mundo de fútbol que vienes a ver. Sólo queremos que estés al tanto de informaciones que el gobierno de Brasil y tu agencia de viajes muy probablemente no te dijeron.</p>
<p>La Copa del Mundo asignada a nuestro país por la FIFA tuvo un gasto, hasta el momento en que esta carta es escrita, de 25 mil 600 millones de reales, que vendrían a ser 11 mil 500 millones de dólares. De esta cantidad, más del 83 % proviene de las arcas públicas, dinero de los impuestos de la gente común. El salario mínimo en Brasil es de 724 reales por mes ($ 325), las entradas para los juegos pueden llegar a casi un millar de dólares, así que el trabajador brasileño paga por un evento al que no puede asistir. Según una encuesta reciente, el 75,8 % de los brasileños se han mostrado contrarios a las inversiones realizadas para esta Copa del Mundo.</p>
<p>Nuestro país aún tiene 3,7 millones de niños y adolescentes fuera de la educación formal y un índice de casi 10 % de analfabetismo según la UNESCO. Cómo si tales deficiencias educativas no fuesen suficientes, el gobierno impuso suspensión de actividades escolares durante el Mundial. Vivimos en un país donde más de 242 mil familias no tienen electricidad, por no hablar de la salud pública que aún está lejos de ser aceptable, a pesar de lo cual el ídolo del fútbol Ronaldinho publicamente se atreve a decir que "Con hospitales no se hace la Copa del Mundo".</p>
<p>Hoy vivimos una situación económica muy difícil, donde la población soporta una de las cargas de impuestos más altas del mundo; sin embargo, casi el 50% de nuestro PIB está siendo utilizado para pagar una deuda pública absurda mientras el pueblo pasa hambre, o sea, casi la mitad de la riqueza que producimos se va directamente a los bolsillos de unos pocos banqueros; además, también se pierde una gran cantidad por la corrupción y la mala gestión de los fondos públicos.</p>
<p>El gasto excesivo en la Copa del Mundo es solo la punta de este iceberg. En nombre de la Copa, se violaron muchos derechos civiles, un hecho para nada inusual en un país en el que tenemos una policía altamente militarizada, que ya incluso ha sido criticada por organismos internacionales tales como Amnistía Internacional y la propia ONU, la cual hizo una recomendación para suprimir la PM (policía militar brasileña). Las comunidades cercanas a los estadios paddecerán un cerco policial ostensivo y truculento, incluyendo la presencia del ejército, no para garantizar la seguridad de quienes allí habitan, sino la de ustedes, los turistas, como ya es el caso en el Complexo da Maré [en Rio de Janeiro], que hace semanas está ocupado por el ejército, la marina y la PM, con más de 2.500 hombres. El derecho a la vivienda tampoco quedó fuera de la mira del gobierno y de la FIFA, miles de familias han sido desplazadas debido al evento, incluyendo a las familias indígenas de Aldeia Maracanã [tambien en RJ], que a pesar de la resistencia, fueron desalojados violentamente.</p>
<p>En el régimen "democrático" en el que vivimos, tampoco es novedad para nosotros padecer esta injerencia militar, lo que ya ha ocurrido con el ejército como fuerza represiva que ocupa el lugar de construcción de una central hidroeléctrica en el corazón de la Amazonia (Belo Monte), para evitar la protesta de los pueblos originarios y las comunidades locales afectadas por la represa. Por otra parte, a causa de la presión para construir los estadios a tiempo para la Copa Mundial, más de una docena de trabajadores murieron en las obras de construcción.</p>
<p>Aparte de todos estos problemas, la prostitución infantil en el país sigue siendo una realidad que afecta a cerca de 500.000 menores de edad de acuerdo con el Foro Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil. Este escenario será potencialmente agravado por la celebración de la Copa.</p>
<p>Muchos de nosotros estamos indignados y hemos tomado las calles en protesta, pero el gobierno -respaldado por los grandes medios de difusión- trata de ocultar y disimular todo lo aquí denunciado, a la vez que criminaliza las manifestaciones y nos reprime con su aparato militar, con saldo de violaciones de los derechos humanos denunciadas por ONG's y organismos internacionales.</p>
<p>El Estado y las burocracias partidistas que lo gestionan no atienden y nunca atenderán como es debido a las demandas populares. Si necesitamos de asistencia sanitaria, educación, vivienda, trabajo tendremos que lograrlo a través de nuestra unidad y lucha.</p>
<p>Recibe esta carta como una solicitud de apoyo. Comparte esta información con la mayor cantidad de gente posible, ayudándonos a mostrar al mundo una realidad que el gobierno, la FIFA y los patrocinadores de la Copa a toda costa tratan de ocultar.</p>
<p>Colectivos y personas anarquistas de Brasil
Saludos gente extranjera. Lamentamos interrumpir tu celebración, pero dadas las circunstancias necesitamos que comprendas el contexto real de la Copa del Mundo de fútbol que vienes a ver. Sólo queremos que estés al tanto de informaciones que el gobierno de Brasil y tu agencia de viajes muy probablemente no te dijeron.

La Copa del Mundo asignada a nuestro país por la FIFA tuvo un gasto, hasta el momento en que esta carta es escrita, de 25 mil 600 millones de reales, que vendrían a ser 11 mil 500 millones de dólares. De esta cantidad, más del 83 % proviene de las arcas públicas, dinero de los impuestos de la gente común. El salario mínimo en Brasil es de 724 reales por mes ($ 325), las entradas para los juegos pueden llegar a casi un millar de dólares, así que el trabajador brasileño paga por un evento al que no puede asistir. Según una encuesta reciente, el 75,8 % de los brasileños se han mostrado contrarios a las inversiones realizadas para esta Copa del Mundo.

Nuestro país aún tiene 3,7 millones de niños y adolescentes fuera de la educación formal y un índice de casi 10 % de analfabetismo según la UNESCO. Cómo si tales deficiencias educativas no fuesen suficientes, el gobierno impuso suspensión de actividades escolares durante el Mundial. Vivimos en un país donde más de 242 mil familias no tienen electricidad, por no hablar de la salud pública que aún está lejos de ser aceptable, a pesar de lo cual el ídolo del fútbol Ronaldinho publicamente se atreve a decir que “Con hospitales no se hace la Copa del Mundo”.

Hoy vivimos una situación económica muy difícil, donde la población soporta una de las cargas de impuestos más altas del mundo; sin embargo, casi el 50% de nuestro PIB está siendo utilizado para pagar una deuda pública absurda mientras el pueblo pasa hambre, o sea, casi la mitad de la riqueza que producimos se va directamente a los bolsillos de unos pocos banqueros; además, también se pierde una gran cantidad por la corrupción y la mala gestión de los fondos públicos.

El gasto excesivo en la Copa del Mundo es solo la punta de este iceberg. En nombre de la Copa, se violaron muchos derechos civiles, un hecho para nada inusual en un país en el que tenemos una policía altamente militarizada, que ya incluso ha sido criticada por organismos internacionales tales como Amnistía Internacional y la propia ONU, la cual hizo una recomendación para suprimir la PM (policía militar brasileña). Las comunidades cercanas a los estadios paddecerán un cerco policial ostensivo y truculento, incluyendo la presencia del ejército, no para garantizar la seguridad de quienes allí habitan, sino la de ustedes, los turistas, como ya es el caso en el Complexo da Maré [en Rio de Janeiro], que hace semanas está ocupado por el ejército, la marina y la PM, con más de 2.500 hombres. El derecho a la vivienda tampoco quedó fuera de la mira del gobierno y de la FIFA, miles de familias han sido desplazadas debido al evento, incluyendo a las familias indígenas de Aldeia Maracanã [tambien en RJ], que a pesar de la resistencia, fueron desalojados violentamente.

En el régimen “democrático” en el que vivimos, tampoco es novedad para nosotros padecer esta injerencia militar, lo que ya ha ocurrido con el ejército como fuerza represiva que ocupa el lugar de construcción de una central hidroeléctrica en el corazón de la Amazonia (Belo Monte), para evitar la protesta de los pueblos originarios y las comunidades locales afectadas por la represa. Por otra parte, a causa de la presión para construir los estadios a tiempo para la Copa Mundial, más de una docena de trabajadores murieron en las obras de construcción.

Aparte de todos estos problemas, la prostitución infantil en el país sigue siendo una realidad que afecta a cerca de 500.000 menores de edad de acuerdo con el Foro Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil. Este escenario será potencialmente agravado por la celebración de la Copa.

Muchos de nosotros estamos indignados y hemos tomado las calles en protesta, pero el gobierno -respaldado por los grandes medios de difusión- trata de ocultar y disimular todo lo aquí denunciado, a la vez que criminaliza las manifestaciones y nos reprime con su aparato militar, con saldo de violaciones de los derechos humanos denunciadas por ONG’s y organismos internacionales.

El Estado y las burocracias partidistas que lo gestionan no atienden y nunca atenderán como es debido a las demandas populares. Si necesitamos de asistencia sanitaria, educación, vivienda, trabajo tendremos que lograrlo a través de nuestra unidad y lucha.

Recibe esta carta como una solicitud de apoyo. Comparte esta información con la mayor cantidad de gente posible, ayudándonos a mostrar al mundo una realidad que el gobierno, la FIFA y los patrocinadores de la Copa a toda costa tratan de ocultar.

Colectivos y personas anarquistas de Brasil

Publicacion. Entre Escombros y Fantomas (una memoria del 29 de mayo de 2012)

Un interesante texto donde se profundiza y analiza la situacion represiva en torno al movimiento anarquista y libertario en Bolivia.
creemos necesaria su lectura para ir comprendiendo mejor distintos espacios y momentos historicos en torno a la lucha y las medidas represivas de los estados.
actualmente a un poco mas de dos años desde los echos y aprovechamos para mandar nuestros inmensos saludos al compañero Henry como asi tambien a todo su entorno de lucha.


reproducimos la nota de lxs compas de Solidaridad Negra:

Compartimos este histórico, un texto que procura elaborar una memoria, el ejercicio de memoria colectivo del 29 de mayo de 2012, resulta util, pero quizás la mira critica se asienta más importantemente en el escenario actual en donde las criticas van mas allá de las emociones, dolores y rabias de los momentos mas difíciles de hace dos años.

A nuestro parecer el texto da una visión posicionada de los acontecimientos sucedidos en nuestras tierras, desde la cual nos parece útil reflexionar nuevos escenarios en la región. Creemos que ayuda a contextualizar, de forma honesta, la situación del ambiente boliviano y además rompe con el silencio sobre lo sucedido.

Solidaridad Negra

Entre escombros y fantomas: memoria crítica a dos años de la cacería de anarquistas en Bolivia

 

para mas informacion sobre la situacion del compañero Henry: https://solidaridadnegra.wordpress.com/