“Uno que quiere quemar el Parlamento”

“Uno que quiere quemar el parlamento”

Sobre las suscripciones y apoyo económico

a las publicaciones anarquistas.

Extraído de: Arte Provocador.

Ilustración que muestra la detención del anarquista Ravachol (1891)

Ilustración que muestra la detención del anarquista Ravachol (1891)

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, en medio de un escenario internacional (Estados Unidos, Francia, Rusia o España) plagado de atentados anarquistas o de grupos nihilistas, y sus intrigas y misterios: atentados provocados por la misma policía, infiltrados o conspiraciones. La prensa revolucionaria se vio influida por aquel ambiente.

Surgieron periódicos todos los días que se convirtieron en voceros de las ideas libertarias o socialistas. Estos periódicos, la mayoría precarios e impresos clandestinamente, eran financiados por suscriptores que, en realidad, eran simpatizantes del movimiento que deseaban permanecer en el anonimato. Tenía sentido: los redactores eran frecuentemente perseguidos y encarcelados. Generalmente, las últimas páginas de estos periódicos recogían los «nombres» de quienes lo habían financiado. Jamás aparecía la identidad real. Las alusiones y adjetivos, los pseudónimos e imitaciones, eran frecuentes.Las listas de suscripción fueron todo un clásico de la diagramación de la prensa. Estas listas, además, reflejaban una escrupulosa política contable, que consistía en publicar cada una de las aportaciones económicas realizadas por los suscriptores, con un aprovechamiento total del espacio impreso para la propaganda. De ahí que aprovechando los beneficios del anonimato, muchos lectores eligiesen nombres doctrinarios o según la moda libertaria del momento, pues los nombres cambiaban lo mismo que las consignas.

¿Qué podías encontrar en estas listas de suscriptores? Esto mismo, según referencias que hemos tomado de periódicos anarquistas de Buenos Aires o Barcelona:
«Un aficionado a la explosión», 0.50 centavos
«Un dinamitero», 0.25 centavos
«Uno que destruye», 0.50 centavos
«Una bomba a los papas habidos y por haber», 0.20 centavos
«Dinamita en las iglesias», 0.50 centavos
«Uno que quiere quemar el Parlamento», 0.50 centavos
«Undesconocido»,  0.30
«Uno que ama las explosiones», 0.10
«Uno al que le falta la pata»  0.20
«Un desgraciado»,  0.14
«Un descamisado», 0.30
«Un anti-burgués», 0.20
«Tots per la libertad»,  0.15
«Un espiritista», 0.20
«Un irredento», 0.50
static1-squarespace-com2 static1-squarespace-com3
static1-squarespace-com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s