ITALIA: UNA CONTRIBUCIÓN INDIVIDUAL AL DEBATE ABIERTO POR LOS HERMANOS Y HERMANAS DE CCF – CÉLULA GUERRILLA URBANA – FAI POR ALFREDO COSPITO + Texto de Conspiración de Células del Fuego – Célula de Guerrilla Urbana.

(Traducción realizada por Instinto Salvaje)

iJpuS39MKFnLL-1024x640

Nota de la Croce Nera Anachica: Este texto de Alfredo data de hace más de un mes, la publicamos ahora, con la petición de hacerla pública para intervenir en un debate en curso desde hace algún tiempo entre lxs compañerxs de la lengua griega. Recordemos que en la actualidad el compañero, esta todavía en régimen de alta vigilancia en ‘AS 2 de Ferrara, formalmente no esta sometido a algún tipo de régimen de censura postal, sin embargo persisten los retrasos en la comunicación.

UN PUNTO DE VISTA

UNA CONTRIBUCIÓN INDIVIDUAL AL DEBATE INICIADO POR LOS HERMANOS Y HERMANAS DE  CCF- CÉLULA GUERRILLA URBANA – FAI

Tuve el placer de leer un texto de cinco puntos traducidos por “Sin Banderas. Ni Fronteras” y tengo un gran deseo de contribuir al debate. Las noticias son escasas en la cárcel aquí en Italia y, con la esperanza de que la traducción en español del extracto sea fiable, voy a tratar entregar de la mejor manera mi opinión. Así que voy a empezar diciendo que mi contribución estará limitada por la posición en que me encuentro y mi pobre conocimiento de la situación en Grecia. Realizando un análisis interesante de la situación del movimiento anarquista griego y su desarrollo histórico en los últimos diez años, me recuerda mucho (con las debidas diferencias históricas) a la situación italiana de la llamada “retirada” después de la experiencia de la lucha armada en Italia en los 70 (no contando, por suerte para ustedes, con las secuelas repugnante de lxs arrepentidxs y disociadxs), que aquí en Italia, sólo para ser optimista, dio lugar al nacimiento de un anarquismo más vital y original a partir de las cenizas del fenómeno de la lucha armada.

Estoy de acuerdo con ustedes en que las palabras de lxs anarquistas y de lxs presxs no deben ser santificadas o tomadas como la verdad absoluta; son simplemente aportes teóricos a la lucha.  Del mismo modo estoy totalmente de acuerdo con ustedes en respecto que debemos “Recordar nuestras experiencias pasadas, no para imitar, sino para ir más allá de ellos “. Precisamente por esto es que la creación de un “movimiento anarquista autónomo”, o un “polo anarquista autónomo para la organización de la guerrilla urbana anarquista” o un “Federación Internacional Anarquista”, me parece ser un paso hacia atrás. Una vuelta al pasado, a la edad de los esquemas que nos pone en riesgo de llegar de nuevo a una organización específica clásica de síntesis, un instrumento antiguo, un escalpelo oxidado.

Después del “Diciembre Negro”, una espléndida campaña de acción donde muchos grupos de la FAI-FRI participaron y se sintió la necesidad de proponer un salto hacia delante, la necesidad de un “polo anarquista autónomo estructurado” con sus propios mecanismos políticos, sin burocracias, con nuestras propias reuniones sin entrometidxs, nuestra propia organización sin filas, y que hicieron esto en el nombre de la CCF Célula Guerrilla urbana-FAI. Entiendo perfectamente el entusiasmo y el deseo de ser más fuertes, más eficacez, para unir a las diversas facciones de anarquistas revolucionarixs, individualistas, nihilistas, insurreccionalistas, rebeldes, pero no creo que este sea el camino correcto. Y, sobre todo, no creo que una propuesta de este tipo deba provenir de una célula de la FAI-FRI. Es decir, formar una organización estructurada a través de la creación de asambleas conduciría inevitablemente a la creación de organismos específicos, distorsionando así el instrumento de la informalidad de la FAI-FRI, desviando los objetivos de la federación informal se ha propuesto a sí misma, quitándole su naturaleza simple de instrumento de comunicación.

Una propuesta como la suya es sin duda un esfuerzo generoso, pero en el nombre de la FAI-FRI impulsar el nacimiento de un polo anarquista autónomo, crear un discurso ideológico cuantitativo que busque sumar sectores del movimiento, transformaría a la federación informal en una organización con esas premisas, por su propia naturaleza, lo convertiría inevitablemente en  una hegemonía, empobreciéndolo, disminuyendo su velocidad, y a largo plazo matándolo. Una propuesta como la suya hecha en nombre de la FAI-FRI dividiría en lugar de unir, debilita más que fortalecer.

Nunca me voy a cansar de repetir que, en mi opinión, la federación informal se debe “limitar” a ser un simple instrumento que incluso a lxs compañerxs como yo, totalmente ajenos a cualquier organización, lo puedan utilizar, dando la posibilidad de relacionarse con otras personas o núcleos dispersos en todo el mundo. FAI-FRI es una arma de guerra, y lo más simple es su estructura, mientras más elemental sea su dinámica, más eficiente será. La reducción de su complejidad aumenta su eficacia. Como un cuchillo afilado o un Tokaref bien engrasada. En mi opinión la coordinación y las asambleas son dos metodologías que se deben evitar para no transformar la FAI en un mamut, lento y una organización estructurada.  Dos metodologías que podrían poner en riesgo de convertirse en una organización anarquista específica que básicamente no difiere de la federación anarquista habitual impregnado de ideología, que suaviza toda la disidencia a su alrededor hasta que desaparece bajo los golpes de la represión.

Los dos elementos, coordinación y asambleas requieren que los grupos e individuxs se conozcan entre sí directamente. Lxs representantes de los distintos grupos tienen que cumplir con el objetivo de coordinar y establecer plazos para llevar a cabo acciones, en términos de tiempo, etc. En las asambleas lxs individuxs se conocen entre sí y dicen lo que piensan, inevitablemente conduce a liderazgos: entre los que pueden hablar o moverse mejor , aquellos que tienen más tiempo para dedicar a la asamblea dictará sus principios, generando jerarquías y mando. Tanto la coordinación y las asambleas están expuestos a la represión, todos se conocen, es como un castillo de naipes, si uno cae todxs lxs demás caen. La FAI, de una manera muy sencilla y natural con la experiencia colectiva de las decenas de grupos dispersos por todo el mundo, sin darse cuenta, sustituyeron estas dos metodologías antiguas con campañas revolucionarias que no necesitan plazos o el conocimiento recíproco, sólo las acciones hablan. No hay necesidad de coordinación cuando se acaba de comunicar el inicio de una campaña a través de las reivindicaciones, que siguen a las acciones y  debates abiertos de las diferentes tensiones (insurreccionalistas, individualistas, nihilistas, anarquistas sociales y anti-sociales) creando así nuevos caminos que no se caracterizan por la uniformidad, la ideología, la política. En cuanto a la asamblea esta es una manera de politizar e ideologizar las relaciones simples y naturales de afinidad, amistad, amor, hermandad, fraternidad que cada grupo FAI-FRI posee en sí mismo y que se refieren únicamente a su vida más íntima y que sólo en el momento de la acción se entrelazan con la existencia de la federación informal.

Las relaciones que sólo se refieren a la persona y su grupo, no pueden ser encerradxs en un instrumento político tal como la asamblea. Al no haber contacto directo entre los grupos, cualquier mecanismo autoritario de represión que pueda surgir permanecerá limitada a ese grupo en particular y no infestan a todo el organismo. Dicho esto, sé muy bien que aquellos que quieren hacer la revolución deben relacionarse necesariamente con las asambleas y coordinaciones sobre con una revolución que se hace con lxs explotadxs, lxs excluidxs, el llamado “movimiento real”. La informalidad de la FAI-FRI no está para un objetivo “político” de tal escala.

La federación informal sigue su trayectoria de guerra que dentro de los límites de su fuerza sólo quiere destruir y  no desea construir nada. Una trayectoria impredecible, que nunca es ideológico, no es política, no es constructiva, y que a veces se cruza con la del “movimiento real”. Dos trayectorias con objetivos totalmente distintos, el primero el movimiento anarquista, combativo, violento, revolucionario, con sus asambleas y organizaciones específicas y la segunda la FAI-FRI, un instrumento simple, elemental, básica, informal para hacer la guerra, huelga y luego desaparecer, comunicar sin llegar a ser visible. Las dos trayectorias deben mantenerse separados unos de otros, ya que se aniquilan entre sí, si que se juntasen.

Por encima de todo una cosa debe quedar claro, uno es sólx una parte de la FAI-FRI en el momento de la acción, a continuación, cada unx vuelve a su vida como anarquista, nihilista, individualista, a sus propios proyectos y perspectivas rebeldes o revolucionarias con todo lo que conlleva asambleas, coordinaciones, núcleos de afinidad, ocupaciones, comunas, las luchas en el territorio y así sucesivamente.

La FAI-FRI (al menos así es como yo lo veo) no es un partido o un movimiento y mucho menos una organización, sino un medio para fortalecer los grupos de afinidad o individuales de acción a través de campañas internacionales que uninmos nuestras fuerzas sin coordinación y sin renunciar a la  preciosa libertad. Un medio que puede ser utilizado por cualquier anarquista que aspira a la destrucción aquí y ahora. No es un instrumento perfecto, muchas cosas podrían mejorarse a partir de las campañas internacionales, que creo, nunca han sido explotados al máximo. Imagínese concentrando los esfuerzos en los objetivos del mismo tipo, a una escala internacional.

¿Qué cosas son más perjudiciales internacionalmente, las multinacionales, la tecnología industrial, la ciencia…? si las campañas son genéricas en mi opinión van terminar perdiendo fuerza y sentido, ya que son meramente una cuestión de testimonio de solidaridad genérica que no desarrolla completamente la capacidad real de una herramienta que podría (en este caso sí) hacer un salto cualitativo enorme. La primera generación de CCF tuvo un gran mérito, ciertas cosas que antes se dieron únicamente en teoría, a través de su fuerza y consistencia se han materializado, han llegado a la vida en las campañas internacionales. Un discurso antiguo, que a comienzos de los años 60 jóvenes de las federaciones anarquistas europeas  habían puesto en práctica  y que parecía pertenecer a un pasado lejano, ha vuelto a la vida hoy en día gracias al valor y a la imaginación de los hermanos y hermanas que han sido encerradxs en las cárceles griegas por muchos años, pero que nunca se han rendido. A través de un discurso actualizado que por medio de la informalidad han renacido y son más fuerte que nunca.

ALFREDO COSPITO

sobre el texto de CCF…

https://publicacionrefractario.wordpress.com/2016/02/11/grecia-texto-de-conspiracion-de-celulas-del-fuego-celula-de-guerrilla-urbana/

El plan.

Para el “espacio” anarquista.

1. El llamado

Cada llamada a la acción, como el ” Diciembre Negro “, es un intento por coordinar nuestras fuerzas. Es un esfuerzo para interrumpir el flujo normal de la realidad. Es un plan para invadirla con nuestras propias características y subvertirla. Es un sondeo de nuestro deseo por la anarquía, aquí y ahora, y de nuestra capacidad para hacer frente a las fuerzas del orden. Es una ocasión para que lxs individuxs, se conozcan o no, se reúnan en el terreno de la acción y traten de atacar a los palacios del estado, organizada y abruptamente. Es una señal internacional de complicidad para todxs lxs compañerxs dentro y fuera de los muros que fortalece nuestra solidaridad. Es un acuerdo anarquista que confirma que hay gente en todos los rincones de la tierra que, sin hablar el mismo idioma, coordinan el pulso de su corazón, alinean su mirada hacia el enemigo, aprietan sus puños, usan una capucha y realizan ataques contra el motor social de la autoridad, sus estructuras y sus relaciones. El llamado del “Diciembre Negro” tuvo esos momentos…

¿Y ahora qué?  ¿Volver a la normalidad?

Cada llamado a la acción puede ser sólo una fotografía de la revuelta repitiéndose a sí misma, esperando el próximo aniversario, la próxima oportunidad, el próximo “Llamado” o puede transformarse en un encuentro con la historia…

Para todxs aquellxs para quienes la anarquía significa “incendio tras de mí los puentes de la rendición y de la paz social”, la acción anarquista no tiene ninguna fecha de comienzo ni final…
Por lo tanto, la apuesta del “Diciembre Negro” abre en realidad una apuesta más grande. Una apuesta para aquellxs cuyo calendario de ataque se ha quedado atascado en constante hoy, aquí y ahora. El desafío de crear un polo anarquista autónomo para la organización de la guerrilla urbana anarquista.

2) La memoria no es basura.

El “Diciembre Negro” fue una convocatoria abierta para todo el mundo, pero se registró principalmente como un punto de referencia para lxs insurrectxs, lxs anarquistas-nihilistas, lxs compañerxs jóvenes, lxs no alineados, lxs “alborotadorxs” contra el Estado (y en parte contra la inactividad del  “ámbito anarquista” oficial,  contra su transformación pacifista).**

No nos vamos a referir tanto al llamado del ” Diciembre Negro”. Cada llamada a la acción es una instancia de una historia más amplia que la precedió y tal vez el acelerador de la perspectiva que le sigue.

No habría “Diciembre Negro ” si no hubiese un Noviembre, Octubre, Septiembre … no habría guerrilla urbana anarquista si no hubiera enfrentamientos en manifestaciones, barricadas y cócteles molotov, no hubiese habido ninguna revuelta en 2008 si no hubieran habido incendiarixs y ataques comando los tres años anteriores, no habrá perspectivas si no hay memoria.

A través del tiempo, la anarquía da a luz –internamente- a su superación  anarquista. Se da a luz a tendencias con los extremos más afilados (individualismo anarquista, nihilismo anarquista,  anarquía insurreccional, etc.), que optan por desplazarse en el borde del movimiento, del “espacio”, de la revolución … A veces estas tendencias actúan como una detonador para la anarquía, levantando la lanza del ataque anarquista y a veces canibalizando entre sí llenas de presunción y arrogancia …

En Grecia, la aparición de tendencias heréticas dentro del “espacio” anarquista es tan antigua como el “espacio” en sí… Tendencias que, o bien se redujeron y se convirtieron en círculos de intelectuales artísticxs (por ejemplo lxs situacionistas) o fueron asimiladas e integradas en el “espacio” oficial. .. Todas ellas, sin embargo, han dejado su huella en una historia que nunca termina.

En 2005, un círculo de personas abre en público de una manera muy visible (carteles, revistas, participación en reuniones) el desafío de potenciar la violencia anarquista, con la consigna “piensa revolucionario – actúa ofensivo”. Una tendencia insurreccional que apunta no sólo al estado y la autoridad sino también a la complicidad de la apatía social aparecía ahora más organizada y con una presencia pública constante. Mientras tanto, la cuestión de la negación al trabajo se muestra en público, con atracos a bancos armados como su filo cortante… De hecho, la temática parcial de rechazo de trabajo, parpadea el ojo y es en realidad el prólogo de las discusiones sobre la difusión de la guerrilla urbana anarquista. Fuera de esta movilidad difusible (incendios intencionales, robos, ataques comandos, asambleas como la Coordinación de Acción) fue en enero de 2008 cuando
nació la Conspiración de Células del Fuego. La Conspiración de Células del Fuego aparece como la expresión organizada de una tendencia anarquista hereje con una clara orientación a la lucha armada y las referencias al individualismo anárquico, al nihilismo, la revolución de la vida cotidiana y la crítica al complejo Estado-sociedad.

Por supuesto, no fue esta tendencia la que dio origen a la insurrección de diciembre de 2008. Una revuelta no puede ser apropiada ni tener derechos de autor.

Pero fue, sobre todo, la tendencia que tuvo los reflejos para acelerar algunos de los eventos más conflictivos que se produjeron en diciembre de 2008, ya que las pequeñas estructuras básicas ya estaban operando con ataques coordinados regulares.

iii) Poniéndose al día con el presente

Las primeras detenciones por Conspiración de Células del Fuego en septiembre de 2009 (el caso Halandri) crearon una tormenta de miedo. La mayoría de la tendencia herejes (anarco-nihilistas, anarco-individualistas, antisociales, etc.) se inclinaron por el pánico de la represión integradxs en la seguridad del movimiento “oficial” anarquista, y sus grandes palabras sobre “revolución o muerte” se quedaron atrás como un cadáver en descomposición, con aspecto a traición.

Fueron algunxs lxs compañerxs que permanecieron inquebrantables y quisieron continuar lo que se había comenzado… Pero para todas estas cosas, muchos se ha dicho y escrito … Hoy en día, una gran parte del movimiento anarquista ha estado viviendo con la impronta de la derrota, con el miedo a la represión, con la oportunidad perdida de un levantamiento que nunca llegó a ser en estos tiempos de crisis económica, de introversión, de hegemonías informales. Sin embargo, la consigna que se ha esparcido no puede determinarse a cuando sea de utilidad y, ciertamente, nada se pierde para siempre.

Los dos últimos años, una nueva generación de nuestra tendencia anarquista está haciendo una aparición desde los restos del pasado, haciendo su propio curso.  Una tendencia que se ha creado no tanto por  características políticas mutuas, sino por el mutuo deseo de algo diferente de lo que ya existe en el movimiento anarquista en Grecia. Una tendencia que parece más homogénea de lo que realmente es debido  a los que la critican. En realidad se trata de una ola de personas que abarca desde compañeros conscientes hasta personas que simplemente odian a la policía y quieren hacer erupción…

iv) El choque de viejxs y nuevxs.

Todo nacimiento es violento. Cada nueva ola que nace está cuestionando y chocando contra su vientre, con ganas de cortar el cordón umbilical. A través de la temporalidad, todas las herejías que nacen en el interior del movimiento anarquista han apuntado con su crítica incandescente a las viejas estructuras. (…) Especialmente hoy en día, parece que la conexión de la comunicación entre lo antiguo y lo nuevo se ha perdido de forma permanente… Las razones son muchas, pero la historia no espera por nuestra introversión. Lo que es urgente es una nueva idea, un plan para la continuación de la lucha. Cada nueva ola anarquista a menudo se descubre a sí misma al afirmar lo que odian en el movimiento anarquista “oficial”. La crítica contra la inmovilidad del movimiento muchas veces suplanta la crítica contra la tiranía de la autoridad. Ahora pensamos que la situación interna del movimiento anarquista se polariza más que nunca. Es por eso que es el momento para el siguiente paso. La nueva tendencia anarquista puede abolir la introversión, ser auto determinada y crear su propio movimiento político anarquista autónomo.

La memoria es un componente fundamental de este esfuerzo. Recordamos nuestras experiencias pasadas, no para imitarlas, sino para superarlas. El hecho de que la nueva ola anarquista está sufriendo de la falta de organización en el accionar y en lo asambleario, porque piensan que esta es una característica de la burocracia del movimiento anarquista oficial, es como si aquellxs le estuvieran concediendo esto a ellxs.

La organización, la asamblea, el accionar político no tienen derechos de autor. Son medios de lucha que se determinan a través de las personas políticas que participan en ellos… El aforismo y las actitudes supuestamente no convencionales del tipo  “no me importan los procedimientos, voy a hacer lo que yo quiero…” es una perversa conservación y temor frente a la puntualidad y la responsabilidad que un anarquista necesita con el fin de participar en la guerra de la guerrilla urbana. Una herramienta no tiene un matiz positivo o negativo, por el contrario, el matiz se forma a partir de uso que se le da a cada herramienta. Una asamblea política es burocrática cuando las personas que están participando en ella son burócratas. Sin embargo, una asamblea puede ser un mecanismo  de la conformación, de la coordinación y la propulsión del análisis, un medio de desarrollo personal y colectivo. Creemos ahora nuestros propios mecanismos políticos, sin burocracia, nuestras propias asambleas sin fisgones, nuestras propias organizaciones sin rangos… Construyamos nuestras propias infraestructuras para la revuelta armada contra el imperio de la autoridad.

v) Los 5 puntos para una tendencia anarquista autónoma y ofensiva.

El anarco-nihilismo, el anarco-individualismo y, en general, las herejías anarquistas más ofensivas, no son “accidentes” en la historia de la anarquía, sino por el contrario, son las partes más estimulantes de ésta. Estas tendencias pueden ahora constituir un movimiento político autónomo.

Un movimiento que no busca el acuerdo absoluto en la verdad del evangelio teórico y los estatutos de la claridad ideológica. Un movimiento que no chantajea para una identificación total con sus puntos de vista, sino que reconoce la afinidad política de los grupos e individuos que participan y se encuentran en cinco características básicas.
Primero de todo, somos anarquistas, independientemente de nuestra particular denominación (nihilistas, insurgentes, individualistas, etc.). Como anarquistas no reconocemos solamente al Estado y la autoridad, sino que tampoco ningún comité central de la “revolución”, ningún/a experto/a ideológico, ni ninguna relación jerárquica en nuestro interior. Nos organizamos basadxs en la informalidad y la coordinación de grupos e individuxs con afinidad política.
En segundo lugar, la polémica contra el estado y la autoridad no deja intacta la complicidad social del silencio, la apatía y la sumisión. Atacamos con acciones contra el estado de los/as dignatarios/as y sus estructuras, pero al mismo tiempo queremos hacer estallar las relaciones sociales que les hacen aceptable y a veces reproducen la autoridad en la vida cotidiana.
En tercer lugar, apoyamos la Federación Anarquista Internacional. Deseamos que nuestras hostilidades en el interior de los estados en que estamos viviendo se  conecten internacionalmente como momentos de una guerra anarquista global. Estamos intercambiando ideas, estamos compartiendo experiencias, estamos creando relaciones de solidaridad y buscamos constituir una federación anarquista internacional en la que los fragmentos de una explosión en Santiago de Chile lleguen hasta Atenas y luego se multipliquen…

En cuarto lugar, no nos damos por vencidxs con nuestrxs compañerxs presxs. Nuestra solidaridad ofensiva es la venganza por su cautiverio. Esto no significa una identificación con sus visiones.  Lxs prisionerxs no son ídolxs sagradxs ni símbolos de la lucha, sino que son lxs que faltan a nuestro lado… La consecuencia de todxs aquellxs compañerxs presxs que permanecen irreductibles en las cárceles y no flaquean, es una prueba de que la lucha vale la pena…
Finalmente, promovemos la diversidad en las acciones anarquistas. Somos capaces de crear nuestras propias okupas, nuestras propias instancias políticas, asambleas, grupos, nuestros proyectos editoriales, nuestros medios de información. Sin embargo, porque a menudo la invocación de la diversidad se convierte en la coartada para marginar a las prácticas anarquistas armadas, hay que dejar claro que la diversidad no se reproduce a sí misma. Las okupas, los afiches, los eventos, los materiales impresos, los medios de información que están replegados en las fronteras de la perseverancia de sus proyectos se están volviendo islas de supuesta libertad sin amenazar la autoridad***. La diversidad auténtica de la lucha tiene esencialmente que apoyar y promover el enfrentamiento armado con el sistema. Es el encuentro del movimiento con el campo insurgente. Es el rito del paso de la teoría a la acción, de lo azaroso a lo organizado, desde lo fortuito a lo planificado.

Es la propaganda a través de la acción.

Estos cinco puntos clave (algunos han sido expuestos previamente en textos de la Conspiración de Células del Fuego y de la FAI – véase “Fuego y Pólvora”) son los elementos de una propuesta que está abierta a todxs lxs interesadxs en participar, en enriquecerla,  criticarla, trabajarla.

En ningún caso tampoco es un cerco ideológico, sino una ocasión para la discusión práctica. En el núcleo de la propuesta para la conformación de un espacio autónomo de las tendencias anarquistas heréticas, está la conciencia.

El primer proyecto colectivo donde la conciencia es realmente puesta a prueba, es un grupo anarquista. En el contexto de la propulsión de esta discusión, vamos a publicar en los próximos meses una serie de textos personales de algunxs compañerxs presxs de Conspiración de Células del Fuego (Olga Economidou, Georgios Polidoro, Christos y Gerasimos Tsakalos).

Las experiencias, inquietudes y la perspectiva del proyecto de un grupo anarquista a través de narrativas personales no son instrucciones para la práctica armada, pero sin duda tienen que contribuir al debate sobre la guerrilla urbana y su propulsión. Además, la experiencia no puede ser transferida. Es por eso que la apuesta es pasar de la teoría a la acción.

Como inicio de esta discusión vamos a dar a conocer en unos días el folleto del compañero de Conspiración de Células del Fuego Gerasimos Tsakalos  “Individualidades y grupos anarquistas” que pronto se publicará impreso…
De la lectura… a la complicidad…

Conspiración de Células del Fuego – Célula de Guerrilla Urbana
Federación Anarquista Informal – F.A.I.

ITALIA: UNA CONTRIBUCIÓN INDIVIDUAL AL DEBATE ABIERTO POR LOS HERMANOS Y HERMANAS DE CCF – CÉLULA GUERRILLA URBANA – FAI POR ALFREDO COSPITO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s