(Italia) 11 de Julio 1998 A 18 años de la muerte de la compañera Soledad Rosas:

El 5 de marzo del 1998 en Turín fueron detenidos tres compañeros anarquistas que vivían en la casa okupada “Casa di Collegno” mientras fue desalojado “El Asilo”.

Las policías políticas de Italia, los fiscales, jueces y periodistas buscaban dar por cerrado una serie de ataques contra instalaciones del T.A.V (Tren de Alta Velocidad). Los seguimientos, micrófonos, interceptaciones ambientales, escuchas telefónicas y todo el aparataje del Estado Terrorista se alineo para acusar a Sole, Edoardo y Silvano de Asociación Subversiva y banda armada.

El 5 de Marzo de 1998, hace 15 años comenzó el trágico desenlace represivo….Edoardo Massari moría ahorcado en la celda de la prisión de Vallete el 28 de Marzo de 1988, mientras que el 11 de Julio de ese mismo año, su compañera Maria Soledad Rosas, la Sole moría ahorcada en la casa donde consiguió cumplir un estricto arresto domiciliar.

A continuación recordamos un comunicado que escribió la Sole desde prisión luego de la muerte de Edoardo. Porque hoy como ayer el único terrorista es el Estado…mantenemos viva la memoria de quienes han caído luchando por la liberación.

Comunicado de Soledad Rosas desde prisión

Compañeros y compañeras: La rabia me domina en este momento. Siempre he pensado que cada uno es responsable por sus actos, pero esta vez hay culpables y los quiero mencionar en voz alta, son aquellos que mataron a Edo: el Estado, los jueces, los abogados, la prensa, el T.A.V., la policía, las leyes, las reglas y toda la sociedad de esclavos que acepta este sistema.

Siempre luchamos contra esta dominación y es por ello que hemos terminado en la cárcel. La cárcel es un lugar de tortura física y psíquica, aquí no se dispone de absolutamente nada, no se puede decidir a qué hora levantarse, qué comer, ni con quién hablar, ni con quién encontrarse, ni a qué hora ver el sol. Para todo hace falta hacer una “solicitud”, hasta para leer un libro. Ruido de llaves y cerraduras que se abren y se cierran, voces que no dicen nada, voces cuyo eco se escuchan en los pasillos fríos, zapatos de goma que no hacen ruido y una linterna que en los momentos menos pensados está ahí para controlar tu sueño, correo controlado, la palabra prohibida. Todo un caos, todo un infierno, todo la muerte.

Así es como te matan día a día, despacio pero seguro para hacerte sentir más dolor. Por eso Edo ha decidido terminar abruptamente con este dolor infernal. Al menos él se permitió tener un último gesto de mínima libertad, de decidir él mismo cuándo terminar con esta tortura. Entre tanto, me castigan a mí y me ponen en incomunicación. Eso significa no sólo no ver a nadie sino tampoco recibir ningún tipo de información, no tener una frazada para taparse. Ellos tienen miedo de que yo me suicide. El mío es un aislamiento cautelar, lo hacen para “salvaguardarme”, y así no tener que asumir la responsabilidad si yo decidiera también ponerle fin a esta tortura.

No me dejan llorar en paz, no me dejan tener un último encuentro con mi Baleno. Veinticuatro horas al día, un agente me custodia a cinco metros de distancia.

Después de lo que pasó, los políticos del partido verde que vinieron para darme su pésame y para tranquilizarme no se les ocurrió nada mejor que decirme que “ahora seguramente todo se va a resolver más rápido, ahora todos van a seguir con más atención el proceso y pronto te darán arresto domiciliario”. Después de este discurso me quedé sin palabras, estaba sorprendida, pero pude preguntarles si se necesita de la muerte de una persona para conmover a un pedazo de mierda, en este caso el juez.

Insisto, en la cárcel ya mataron a otros y hoy mataron a Edo, estos terroristas con licencia para matar.

Voy a buscar la fuerza de alguna parte, no sé de dónde, sinceramente ya no tengo ganas pero tengo que seguir, lo hago por mi dignidad y en nombre de Edo. Lo único que me tranquiliza es saber que Edo ya no sufre más. Protesto, protesto con mucha rabia y mucho dolor.

Sole

P.D.: Si el hecho de encarcelar a una persona es un castigo, entonces a mi ya me castigaron con el asesinato de Edo. Hoy empecé la huelga de hambre. Quiero mi libertad y la destrucción de toda esta institución carcelaria. La condena la voy a pagar todos los días de mi vida.»

 

Septiembre 2009, muere fiscal  que llevo la causa contra Sole y Baleno

Hoy, 24 de septiembre, ha muerto el fiscal italiano Maurizio Laudi.

Este fiscal, que se ocupaba de los casos de antiterrorismo en la ciudad de Turin, es el responsable de la muerte de Baleno y de Soledad (Sole).

Hoy es un dia de fiesta para nosotrxs anarquistas que nunca olvidamos a nuestro enemigos. Cierto, hubiera tenido que sufrir, pero festejamos la linda noticia!!!

Per l’Anarchia, Morte allo Stato e ai suoi servi!!!

(Por la anarquía, Muerte al Estado y sus servidores!!!)

Enviado por Culmine.

El juez de la corte antiterrorista murió de un ataque cardiaco en su casa de Turín, un accidente cerebrovascular ha cortado al fiscal jefe esta mañana, Maurizio Laudi. Su esposa informó a los funcionarios que fueron a su casa como todos los días.

En Turín -donde se mudado cuando fue elegido miembro de la CSM- entre otras cosas, había dirigido la lucha contra la mafia y la Dirección que se ocupa de los delitos de terrorismo y subversión.

(México) Presentación del colectivo de presxs “Cimarrón”

(Texto leído en el 1er Encuentro Anticarcelario del Bajío)

Escondido entre lo que hoy es una emulación de campamento (camarote); me conecto en este nuestro diálogo íntimo en el que profundizo mi esencia y ese, es precisamente este medio en el que desnudo mi alma y la obsequio, por lo menos mientras me encuentre en este lugar … y es que esa es la razón por la cual no puedo ser presa de mis emociones si quiero sobrevivir… me mantengo vivo y alerta, porque en un chispazo la vida se termina; cuando vives hacinado y soportando una rutina incesante de días, semanas, meses, años, y para algunos más desgraciados que yo; décadas…

Es inevitable la conflictividad y por supuesto todos los aquí recluidos nos volvemos una bomba de tiempo.. Nunca sabes cuándo estallará una de esas bombas y en cierta manera me agrada la sensación de belicosidad en el ambiente. Lo que no me agrada es la resignación de casi la mayoría; porque significa que al renunciar a intentar atacar a los poderosos nos atacaremos entre nosotros… eso me genera repulsión, porque para sobrevivir en ocasiones tenemos que dañar a los también hijos del pueblo…soy consciente de que cada vez que salgo de la celda tendré que guiarme del instinto salvaje para hacerme valer como todo animal salvaje lo haría; con la inteligencia, el instinto y la fuerza física…

Ganándome poco a poco la simpatía de los demás animales, no por mi dinero, ni por mis contactos e influencias, sino por la determinación de no permitir que nadie se apodere de mi existencia, viviendo siempre al margen de las relaciones de poder…

En un lugar como este, alguien marginado como yo solo posee como medios para hacerse respetar sus opiniones e ideas, sus brazos y su cerebro apoyados de la bravura y el coraje del instinto de preservación…

La verdad es que siempre me sobran ganas de que todo reviente, imaginar ardiendo entre las llamas a lxs carcelerxs, a lxs honradxs ciudadanxs y sus instituciones de representación…

Si algo he aprendido durante este proyecto de insurreccionalizar mis ideas; es a valorar y apreciar esa sensación de tener el control sobre mi vida; sensación que experimento muy a menudo cuando enfrento al carcelero, cuando decido no ser víctima del sistema y recobro la dignidad, devolviendo el puñetazo en la boca del estómago, porque es en sí mismo un acto de guerra que recuerda a los animales enjaulados, al compañero apaleado, al preso reducido a la nada, a los pobres y marginados del mundo que han pisado las entrañas de la cárcel, a todos esos seres formidables que resisten diariamente los estragos de la guerra contra la humanidad y la naturaleza, llevada a cabo por la economía global en los estados del mundo; que con sus políticas han sentenciado a muerte al planeta en que vivimos…

Es en este contexto, que el individualismo, de un rebelde solitario, se transforma en organización; pues muchas veces es necesario solamente impulsar una ligera manifestación de desobediencia para contagiar a los otros seres que también se saben pisoteados y humillados, así, es como de apoco se van reproduciendo los actos espontáneos de resistencia cotidiana (rechazo a las revisiones, agresiones a los carceleros, insubordinaciones colectivas, huelgas de hambre,etc)… y a pesar de que muchas de ellas fueron sofocadas al instante y muchos de los que protagonizaron las acciones como coordinación informal de presos en resistencia (CIPRE), optaron por negociar y obtener ciertas comodidades, no podemos dejar a un lado el hecho de que este tipo de acciones eran prácticamente inexistentes durante las últimas épocas de la prisión, por lo menos en la última década…Desde la proliferación de lo que aquí denominamos “la borrega” o “o internos al servicio de las autoridades”.

Sin embargo desde aquellas acciones que agitaron el interior de la prisión durante algunas meses, se ha conformado un pequeño grupo de individualidades, a lo cual ellos mismos han denominado llamarlo “cimarrón”… siendo cimarrón: todo animal domesticado que escapa de sus amos y se asilvestra. Este colectivo comienza una larga labor de re-significación y re-apropiación de la vida, desde la resistencia cultural, difumando los espacios institucionales para concretar talleres, platicas, una biblioteca alternativa y en si construyendo una vida comunitaria al margen del tiempo y las restricciones de la cárcel…

Por qué la mayoría de los que somos considerados “criminales” hemos demostrado que podemos asegurar la subsistencia con la inteligencia, el instinto y la fuerza física perfectamente conjugados entre si, haciendo esto de nosotros un enemigo en potencia para el aparto de dominación…

Es por eso que se nos encierra en jaulas y se nos combate de manera tan brutal…

Muchxs criminales no son conscientes de ello, pero habemos otros que si lo percibimos y estamos dispuestos a dar la batalla al monstruo carcelario y toda forma de dominación…

¡Hasta que todxs seamos libres!