11 DE JUNIO 2016: DÍA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON MARIUS MASON Y CON TODXS LXS PRESXS ANARQUISTAS DE LARGA CONDENA

j11-16

Para el 11 de junio del 2015, destacamos la transición en la lucha y en la vida de lxs presxs que apoyamos. Este año nos estamos enfocando en un tipo diferente de transición: la reestructuración del sistema penitenciario y, por tanto doblar la oposición a la máxima seguridad, al aislamiento, y a las Unidades de Gestión de las Comunicaciones. Las instalaciones de alta seguridad no son nuevas: por ejemplo, las unidades de gestión de comunicaciones aislaron a Daniel McGowan y Andy Stepanian durante años. Pero ahora nos encontramos en una nueva coyuntura: Hay un nuevo enfoque por parte de las autoridades de la reorganización de las cárceles para maximizar la represión contra lxs presxs combatixs y de larga condena, al mismo tiempo que se reducen los costes. En respuesta se ha producido una ola de resistencia y revuelta en las calles y en las cárceles. A medida que esta ola se propaga orgánicamente nos sentimos impulsados a contribuir en apoyo de nuestrxs amigxs y compañerxs presxs.

En todo el mundo, la represión se intensifica contra lxs anarquistas, sus compañerxs y sus familias. El gobierno de izquierda SYRIZA en Grecia continúa el aislamiento de lxs presxs rebeldes en las cárceles de máxima seguridad de tipo C. El estado español con sus intentos de criminalizar la solidaridad anarquista a través de espectaculares redadas “antiterroristas”, detenciones y juicios. Lxs anarquistas desde Santiago a Kansas City afrontan décadas de prisión por elegir el camino de la revuelta y por su negativa a someterse ante la presión del estado. Donde quiera que miremos: el estado amordaza con medidas drásticas contra la rebelión.

Pero todo esto no puede quebrar a nuestrxs compañerxs o el espíritu de nuestra lucha. Como Mónica Caballero y Francisco Solar, condenadxs a doce años de prisión, lxs anarquistas responden a su persecución con humo y cristales rotos. A medida que el estado griego dirige su fuerza contra las familias de lxs compañerxs presxs pertenecientes a Conspiración de Células del Fuego y condenan a Nikos Maziotis a cadena perpetua, la compañera fugitiva Pola Roupa intenta secuestrar un helicóptero para liberar a lxs combatientes encarceladxs. Como Osman Evcan y Eric King, quienes luchan contra los intentos del estado para que mueran de hambre por su negativa a comer carne, compañerxs se movilizan para garantizar que sus demandas son respaldadas con acciones solidarias. A medida que el estado chileno continúa arrestando y encarcelando a lxs anarquistas, una minoría intransigente ataca de nuevo en venganza. A medida que el estado de Ohio continúa restringiendo las comunicaciones de Sean Swain, quienes tienen el control encuentran sus nombres y direcciones difundidos en internet. A medida que el Estado construye una redada “antiterrorista” en Bélgica, la lucha multiforme contra la sociedad carcelaria allí sigue, firme y desafiante. A medida que el sistema penitenciario de los Estados Unidos continúa la brutal ejecución de la supremacía blanca y la liquidación social de los indeseables, prisiones desde Alabama a Nebraska se enfrentan a las llamas de la rebelión. Dondequiera que miremos, la revuelta contra la sociedad carcelaria se intensifica y se extiende.

AUMENTO DEL CONTROL DENTRO DE LAS PRISIONES

El movimiento hacia el control absoluto dentro de las prisiones es el movimiento del Estado hacia la “seguridad” completa: prisiones de máxima y super máxima seguridad, celdas seguras, aislamiento, control y unidades de gestión de la comunicación. En España, FIES; en Grecia, tipo C. A pesar de que tienen muchos nombres, cumplen la misma función. Estas instituciones son una exageración de las herramientas y la lógica de las cárceles: un completo aislamiento en celdas pequeñas y sin ventanas, durante 22-23 horas por día; restricción al acceso telefónico; poca, o ninguna, comunicación a través de cartas. Visitas sin contacto significan que unx no puede tocar a otra persona durante meses o años. Guardias, cámaras y censura de la correspondencia mantieniendo una vigilancia constante. Administraciones erráticas y procedimientos de quejas inútiles significan incertidumbre generalizada, castigo indefinido, e imposibilidad de poner recursos. El preso anarquista Sean Swain explica: “Lo que estás experimentando está diseñado para ser doloroso … para causar debilidad, dependencia y temor.” La prisionera griega Angeliki Spyropoulou escribió que “la cárcel siempre ha sido construida sobre… la sumisión de aquellxs que no se ajustan a los estándares predefinidos de la sociedad y la dominación… tiene como objetivo la difusión del miedo.” Esto refleja para quienes están diseñadas estas cárceles.

Las unidades de control en los EE.UU. están pobladas principalmente por musulmanes “extremistas” (en su mayoría hombres jóvenes atrapadxs por el FBI)y por negrxs y marrones etiquetadxs como pandillerxs. También hay presxs políticxs “abiertos” (n.t.: creemos que se refiere a que se reconocen públicamente como presxs políticos) y rebeldes “agitadores”. Lo que tienen en común es que estas son las personas que el estado no quiere que se comuniquen: entre sí o con el exterior. La comunicación subversiva y las relaciones reales serían una amenaza para la seguridad. Mientras que en los EE.UU. estas unidades de control a menudo se justifican por la “fantasmal” amenaza terrorista, en otros casos, las motivaciones son más explícitas. Esto queda claro con las prisiones de tipo C en Grecia, creadas en respuesta a lxs combatientes anarquistas, las guerrillas y otrxs rebeldes.

Mientras que estas instalaciones están destinadas a aislar y controlar a las poblaciones rebeldes, a menudo dan lugar a lo contrario: en lugar de sofocar el fuego de la rebelión, las instalaciones de alta seguridad generan una chispa de fuerte resistencia. En el año 2013, 30.000 prisionerxs de California iniciaron una huelga de hambre indefinida seguida por años de lucha continua, iniciada por algunxs presxs confinadxs en aislamiento en las instalaciones de máxima seguridad de Pelican Bay. Sus demandas se centraron en las condiciones intolerables de la unidad de control, y su lucha contribuyó a reformas menores pero significativas en los procedimientos de California para el régimen de aislamiento. El aislamiento está ahora prohibido en las instalaciones federales de menores. El año pasado prisionerxs griegxs participaron en una huelga de hambre durante 48 días en contra de la creación de las prisiones de tipo C, las leyes contra el terrorismo, y la toma de muestras de ADN forzada, terminando en la renovación de indicaciones del gobierno. Y a principios de este año Fabio Fusco optó por rechazar el intento del Estado de neutralización y luchar contra las condiciones de su detención. Sean Swain ha visto algunas de las partes más profundas y más oscuras de la ODRC, y aún así continúa luchando, riendose en la cara de sus censores. Haciendo caso omiso de los intentos del Estado por silenciarlo y castigarlo, Marius continúa escribiendo y luchando en defensa de la tierra, los animales, y lxs prisionerxs trans. En marzo en la prisión de Holman, conocida instalación de alta seguridad de Alabama, tubo lugar un levantamiento en el que un guardia y el alcaide resultaron heridos, lxs prisionerxs tomaron temporalmente el control de algunos espacios, y un prisionero declaró: “Estamos cansados de esta mierda, sólo hay una forma de tratar con con esto: tirar abajo la prisión”.

…INCREMENTO DEL CONTROL FUERA DE LA PRISIÓN.

A pesar de que los gobiernos de todo el mundo instituyen formas más severas de control dentro de las prisiones, ellxs propagan tópicos simplistas acerca de la reforma penitenciaria, la responsabilidad de la comunidad, y el tamaño inmanejable de la población reclusa. Las reformas de las prisiones han estado en el aire desde hace varios años, debido tanto a la presión de lxs rebeldes y la resultante mala prensa, así como a un imperativo económico: las cárceles son caras y difíciles de manejar, no aptos para el nuevo, demacrado y flexible régimen gubernamental y productivo. Los conservadores quieren recortar el gasto, y el presidente ha decidido que la cárcel es un asunto de interés humano. Sin embargo, sabemos que la disminución controlada del sistema penitenciario no se parecerá a la liberación con la que algunxs abolicionistas sueñan. Más bien, se avanzará a una racionalización del control – más barato, más prisiones pequeñas dirigidas a lxs incorregibles, inadaptadxs, y a lxs prisionerxs rebeldes, junto con la expansión de la vigilancia e intervención del Estado “inteligente” en el exterior de los muros de la prisión. Alambres de púas y guardias están siendo reemplazados por el seguimiento GPS, estrictos requisitos para la libertad condicional, policía “suaves”, y fuerzas de seguridad comunitaria privatizadas.

Si bien no podemos negar nuestro tenue alivio cuando las condiciones diarias mejoran para lxs que están en prisión, seguimos sospechando profundamente de estas mejoras. Sabemos que el objetivo sigue siendo el incremento del control social cada vez más siniestro, incluso si las técnicas se ablandan o se hacen más agradable al paladar. Sabemos que estas medidas, al tiempo que mejoran las condiciones para algunxs, simplemente sirven para justificar la represión más cruenta contra otrxs. El estado separa las ovejas de las cabras, mientras que lxs reformistas observan en silencio. Este mundo se basa en la prisión y el control social, y es sólo mediante la lucha contra este mundo y en contra del control en todas sus formas, que podremos encontrar momentos de libertad.

PRISIÓN DE LARGA CONDENA

Nos oponemos a la cárcel en todas sus formas, y seguimos escépticos a la división de lxs presxs en “políticxs” y otros. Sin embargo, el 11 de junio es un día específico de solidaridad con lxs presxs anarquistas de larga condena. Al centrarse en el encarcelamiento de larga condena, queremos asegurarnos de que ningún compañerx sea olvidadx, incluso si llevan tras las rejas décadas. Pero cuando hablamos de prisión a largo plazo, no estamos haciendo referencia a un criterio específico, una duración de la pena o lo amplio del limbo (para nosotrxs, cualquier día que alguien pasa en la cárcel ya es demasiado tiempo). Más bien, queremos llevar la luz a aquellxs que han sido identificadxs por el estado como culpables e intransigentes, lxs que no estarán en la primera fila para un perdón mientras ciertos aspectos de la prisión no sean eliminados. Marius Mason, Marco Camenisch, Mónica y Francisco, entre otrxs, actúan como refractarixs, por quienes podemos probar varias propuestas para abordar el sistema penitenciario. ¿De dónde saldrá la propuesta para la iniciativa de su liberación? Las propuestas reformistas dejarán a lxs eco-incendiarixs, lxs saboteadores anti-nucleares, y lxs profanadorxs de las catedrales dentro de los muros de la prisión, condenadxs a unidades ampliadas de máxima seguridad.

SOLIDARIDAD LOCAL Y EN LA RED

Hemos trabajado para difundir la información, la inspiración y la solidaridad descentralizada con lxs presxs anarquistas de larga condena. La existencia de una red difusa de apoyo es vital tanto para la ayuda duradera a nuestrxs compañerxs presxs, como para el crecimiento de un movimiento subversivo. Es profundamente emocionante que esta red no sólo sea difusa, sino multiforme, ya que la solidaridad se expresa en muchas formas – desde los esfuerzos generalizados para recaudar fondos y apoyo con lxs prisionerxs, a los esfuerzos por vincularlos con las luchas en curso, acciones combativas que continúan la lucha contra la dominación y la destrucción ecológica.

Pero esta red no sólo puede expresarse en formas locales sin el riesgo de caer en el aislamiento o en la dependencia de la “comunicación” digital. Queremos experimentar con nuevas y flexibles formas de convergencia y de conversación con el fin de revitalizar la lucha y enriquecer nuestras discusiones. Como la revista Avalanche que argumenta a favor de una nueva coordinación anticarcelaria:

“Esta propuesta internacional no tiene por objeto la creación de una organización, sino de la apertura de espacios de intercambio, de conocimiento mutuo y debate. No dudamos que esto permitirá un mejor conocimiento de lo que está pasando en otros lugares, la creación de las condiciones para las intervenciones consideradas en la perspectiva de la solidaridad internacional y la lucha común, dar a luz a la coordinación temporal entre los diferentes conflictos y luchas, profundizar en la informalidad desde la cual, de acuerdo con las afinidades y proyectos, crear iniciativas. De esta manera, mediante el conocimiento mutuo de los proyectos de lucha, esta propuesta internacional tiene por objeto estimular “organizaciones ocasionales”, no con el objetivo de un crecimiento en la cantidad, sino de la calidad de la acción revolucionaria.”

Por estas razones, entre muchas otras, damos la bienvenida a la convocatoria de una convergencia en Washington DC este 11 de junio combinando una manifestación contra la Oficina de Prisiones con la ocasión para un encuentro para la discusión y el intercambio de ideas. Esperamos que esto vaya a crear nuevas coordinaciones de difusión, la acción local con la actividad coordinada, a nivel regional e internacional. Contra el intento de las iniciativas de lavado ecológico de la prisión, sabemos que las cárceles son fundamentalmente tóxicas para la vida humana: tanto por las condiciones sociales que las sostienen y crean, como por las toxinas reales que ensucian el terreno de una nueva propuesta de prisión de máxima seguridad en el condado de Letcher, KY. Una vez el Capital ha terminado la extracción de carbón de las cimas de las montañas, el Estado llevará a cabo la construcción de la prisión en un paisaje devastado.

11 JUNIO: CADA AÑO, EN TODAS PARTES, HASTA QUE LAS PRISIONES ARDAN Y NUESTRXS COMPAÑERXS CAMINEN LIBRES.

Esperamos que el 11 de junio revitalice la solidaridad con lxs compañerxs que afrontan las sentencias más largas y ganen impulso en contra de las jaulas donde se encuentran encerradxs. Las recientes luchas contra la expansión de estas jaulas continua demostrando las amplias posibilidades de la solidaridad. En situaciones de construcción de prisiones, tejiendo redes entre locales, residentes y presxs en las cuales resultarán perjudicadxs por la nueva prisión. O, en el caso de las huelgas de hambre contra las nuevas alas de máxima seguridad tipo-C en Grecia, colaborando con lxs presxs de diferentes grupos, radicales externos y familiares. El potencial de subvertir los planes del estado de reestructuración de las prisiones abre otro frente en la lucha, más allá del apoyo a compañerxs individuales y de la organización para apoyar a las revueltas carcelarias. Estas luchas están proliferando actualmente en los EE.UU., desde la oposición a la nueva cárcel juvenil en Seattle, o la construcción de las instalaciones de ICE en Gary, Indiana, a la lucha de la comunidad contra la prisión de máxima seguridad en el este de Kentucky. Vamos a enlazar estas experiencias junto con el fin de fortalecernos, estemos dentro o fuera de las cárceles existentes. Desafiar con éxito la reestructuración de las cárceles y la existencia la Máxima Seguridad y las Unidades de Gestión de Comunicaciones, en particular a través de la potencia combinada de la organización dentro y fuera de los muros, es un claro paso hacia la posiblidad de destruir las prisiones y la sociedad que las requiere.

La lucha contra las prisiones debe tomar muchas formas. Debe ser a la vez lento y constante y rápido e impredecible. Apoyar a lxs compañerox presxs requiere diligencia, paciencia y tiempo para crear relaciones reales. Nuestrxs compañerxs presxs se mantienen en lucha, y vamos a seguir apoyándolos y conspirando con ellos de cualquier forma que podamos. Pero también queremos atacar sin descanso a la infraestructura y a la lógica de las prisiones, para ser cómplices de las luchas dentro y contra las cárceles. El 11 de junio puede ser muchas cosas: una recaudación de fondos; una oportunidad para difundir estas palabras y crear conciencia; la oportunidad de conectarse personalmente con lxs presxs anarquistas a larga condena a través de carta o por teléfono; una acción para comenzar a luchar con determinación contra un proyecto de construcción de prisiones; un ataque; la oportunidad de encontrar una grieta en la estructura de la sociedad carcelaria y explotarla.

Ya sea por tí mismx o con un centenar de compañerxs, esperamos que tomen acción este 11 de junio: contra las prisiones, y en solidaridad con lxs presxs anarquistas de larga condena. Gracias por toda la solidaridad que muestran, por el 11 de junio o cualquier otro día. Lo significa todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s