Grecia. Carta abierta de Pola Roupa sobre el intento de rescatar a Nikos Maziotis de la cárcel de Korydallos + Declaración de Maziotis frente a las sentencias del segundo juicio a Lucha Revolucionaria + Sentencias

Carta abierta de Pola Roupa sobre el intento de rescatar a Nikos Maziotis  de la cárcel de Korydallos

Originalmente publicado en Athens IMC (8 de marzo de 2016) versión en inglés extraída de Contrainfo, traducido por Irakunditxs

 

En otras circunstancias, este texto habría sido escrito por Lucha Revolucionaria. Sin embargo, el resultado del intento de rescatar al compañero Nikos Maziotis de la prisión de Korydallos me obliga a hablar personalmente.

 El 21 de febrero [2016], intenté rescatar en helicóptero al miembro de lucha revolucionaria Nikos Maziotis. La operación fue planeada para que otrxs presxs políticos pudieran unirse a nosotrxs, aquellxs que quisieran hacer su camino hacia la libertad.

Los detalles del plan, cómo logré eludir las medidas de seguridad y abordar el helicóptero armado, no tienen ningún significado especial y no me referiré a ellos; a pesar de que ha habido una gran cantidad de desinformación.

Solamente por una cuestión de claridad, mencionaré que el plan no se basó en ninguna experiencia previa de fuga de la prisión en helicóptero, que no está asociado con ningún hallazgo de planes aún no implementados, y que no tengo ninguna relación con la otra persona fugitiva a pesar de que los medios de comunicación muestran lo contrario. Además, este intento no fue precedido de ningún plan de escape que “naufragó”, como fue informado por algunos medios.

Una cuarta parte del viaje después de despegar de Thermisia en Argólida, saqué mi pistola y le pedí al piloto cambiar de rumbo. Por supuesto, él no entendía quien soy yo, pero se dio cuenta de que era un intento de fuga de la prisión. Entró en pánico. Me atacó sacando una pistola – un hecho que se “omite”, también debido a que probablemente tratan de refutar el hecho de que el piloto estaba armado. Recuerdo a todxs que existen reportes públicamente disponibles sobre el hallazgo de dos mags (mags se refiere a un tipo de arma de fuegoo) en el helicóptero. Uno de ellos era el mío, pero el segundo no. El segundo mag era su propia arma, que cayó de sus manos durante nuestro forcejeo en el vuelo.

Y en cuanto a mí, por supuesto que tenía un segundo mag. Iría a una operación de ese tipo con una sola mag? El perdió el control del helicóptero y gritó entrando en pánico “nos vamos a matar”. La descripción que se presenta de un helicóptero sustancialmente inmanejable es cierta. Pero estas imágenes no eran el resultado de mis acciones, sino de las de el. El helicóptero fue perdiendo altura y se arremolinaba en el aire. Volamos a pocos metros a través de cables de electricidad. Le grité que levante el helicóptero, que hiciera lo que le indicaba y así nadie saldría heridx. Casi inmediatamente estábamos en el suelo. Los que hablan de una reacción desapasionada del piloto, al parecer y a juzgar por el resultado, no saben lo que están hablando.

En vez de hacer lo que le decía, prefirió correr el riesgo de accidentarse conmigo en una colisión del helicóptero, lo cual no ocurrió solo por casualidad. No hace falta decir que antes de entrar en el helicóptero y tratar de controlarlo para dirigirlo a las prisiones, yo ya había tomado una decisión. Si se negaba a hacer lo que le decía, naturalmente iba a reaccionar. Lxs que afirman que soy responsable del descenso descontrolado del helicóptero, de 5.000 pies de altura al suelo, ¿qué esperaban? Que le dijera “si no quiere venir a las prisiones, no importa”? Disparé mi arma y nos metidos -ambxs armadxs- en una pelea durante el vuelo.

El prefirió correr el riesgo de chocar conmigo en la montaña antes que obedecer. Cuando finalmente aterrizamos velozmente el suelo, yo sabía que la operación se había perdido y tuve todas las oportunidades para ejecutarlo. Conscientemente decidí no hacerlo. Aunque sabía que con esta decisión ponía en peligro mi vida o mi libertad, yo no lo ejecuté a pesar de que pude hacerlo. Él mismo lo sabe muy bien. El único factor que me impidió hacerlo fue mi conciencia política. Y tomé esta decisión, arriesgando mi vida y la posibilidad de escapar.

En cuanto a la operación de fuga de la prisión, es obvio que se tomaron todas las medidas de seguridad con el fin de proteger la misión contra los guardias armados que patrullan el perímetro de la prisión, incluso llevé chaleco antibalas para el piloto también. En este caso, el objetivo era hacer que la fuga de la prisión ocurra de una manera que garantizase el menor riesgo posible para el helicóptero, lxs compañerxs y, por supuesto, el piloto. Actué con el mismo pensamiento cuando aterrizamos en el suelo; a pesar del hecho de que la operación falló debido al piloto; a pesar de que él estaba armado, puse esencialmente su vida por encima de la mía y de mi seguridad. Pero estoy por reconsiderar esta elección específica.

Organizar el rescate de Nikos Maziotis fue una decisión política, así como fue una decisión política liberar a otrxs presxs políticos. No fue una elección personal. Si hubiera querido liberar solamente a mi compañero Nikos Maziotis, no habría fletado un helicóptero grande – un hecho que hizo la operación de la organización más compleja. El objetivo de la operación era la liberación de otrxs presxs políticos, aquellxs que realmente desearan hacer su camino a la libertad junto con nosotrxs.

Esta acción, por lo tanto, a pesar de las dimensiones personales que se conocen, no era una opción personal sino política. Fue un paso en el camino de la revolución. Lo mismo que ocurre con todas las acciones que he realizado y con cada acción que haré en el futuro. Estos son eslabones de una cadena de planificación revolucionaria destinada a crear las condiciones, políticas y sociales más favorables, para ampliar y fortalecer la lucha revolucionaria.

A continuación me referiré a la base política de esta elección; pero primero tengo que hablar de los hechos, y de la forma en que han operado hasta ahora en lo que se refiere a algunos de ellos.

Como he mencionado anteriormente, cada acción que realizo es un acto relacionado con la planificación política. En el mismo contexto, expropié una sucursal de Banco del Pireo, dentro del espacio del Hospital de Sotiria en Atenas en junio pasado [2015]. Con este dinero, además de garantizar mi supervivencia en “clandestinidad”, aseguré la organización de mi acción y la operación para la liberación de Nikos Maziotis y otrxs presxs políticos de las cárceles de mujeres Koridallos. La razón por la que me refiero a esta expropiación (me importan muy poco las consecuencias penales de esta adjudicación) se debe a que, en este momento, considero absolutamente necesario revelar la forma en que opero en relación a la seguridad de lxs civiles que, en ciertas circunstancias, han pasado a estar presentes en las acciones revolucionarias en las que estuve involucrada, y mi posición al respecto en ocasión -siempre mutatis mutandis- del intento de fuga de la cárcel.

En el caso de la expropiación de la sucursal del Banco del Pireo, lo que les dije a lxs empleadxs del banco, cuando entramos en el, era que no debían presionar el botón de alarma, que esto podría poner en peligro su propia seguridad ya que no estaba dispuesta a dejar el banco sin el dinero. No los amenacé, y tampoco iban a estar en peligro alguno por causa mía. Sólo podrían estar en peligro debido a la policía, si los policías llegaran al lugar y posteriormente tuviéramos un enfrentamiento armado. Y la policía sólo llegaría si algunx empleadx presiona la alarma del banco. Esto, fue una secuencia que ellxs mismxs querían evitar porque las personas que pasan a estar presentes en cada una de estas medidas no tienen miedo de lxs que tratan de expropiar, sino de que la policía intervenga. Además, es realmente estúpido que alguien quiera defender el dinero de los banqueros. Y para la anécdota: cuando una empleada me dijo “nosotrxs también somos gente pobre”, le sugerí que pasara por encima de un punto “a ciegas”, donde las cámaras no podían vernos, para dejarla tener 5.000 euros, lo que no aceptó, aparentemente por miedo. Si ella habría aceptado el dinero, podría estar segura de que no hablaría públicamente sobre el tema. Y un detalle: lo que sostenía era un delantal médico para ocultar mi arma mientras esperaba fuera del banco; no era una toalla, como se ha mencionado varias veces.

En cada periodo de tiempo, en la lucha por la revolución como también en todas las guerras, a veces lxs revolucionarixs están obligadxs a buscar la ayuda de civiles en su lucha. Los ejemplos históricos son demasiados -un intento de documentar ellos podría llenar un libro entero, y este no es el momento de ampliar en la materia- tanto en Grecia como en los movimientos armados y organizaciones de otros países. En tales casos, sin embargo, esencialmente se les invita a tomar posición en una guerra. Una vez que alguien se niega a ayudar, su postura no es sólo acerca de una práctica en particular, sino que es una postura hostil general en contra de la lucha. Ellxs Ponen en peligro, o anulan, misiones, ponen en peligro la vida de combatientes, arrojan obstáculos en el camino de un proceso revolucionario. Ellxs toman una posición en contra de una guerra social y de clase.

Ni en la sucursal de Banco del Pireo, ni durante el intento de fuga en helicóptero he hecho conocida m identidad. Por lo tanto, ningunx de lxs involucradxs en estos casos sabía que se trataba de acciones políticas. Pero después del fallido intento de fuga, y dado que -como ya he mencionado- tenía la oportunidad de matar al piloto, pero no lo hice, arriesgando mi propia vida, tengo que hacer púbico lo siguiente: de ahora en adelante, cada vez que necesite la asistencia de la población civil de nuevo, y si lo considero necesario, daré a conocer mi identidad desde el principio. Ya que mi misión en cualquier caso se refiere a la promoción de la lucha por derrocar el establecimiento penal, que todxs sepan que cualquier posible negativa de cooperar y esfuerzo de obstruir la acción será tratada en consecuencia.

Estoy, por supuesto, al tanto de los detalles personales del piloto, pero no amenacé a su familia. Nunca amenazaría familias ni niños.

Este es mi balance después del intento de fuga, uno que debo hacer público.

LA OPERACIÓN DE PRISION ESCAPE fue una elección REVOLUCIONARIA […]

Intenté la fuga de la prisión por la revolución social

Toda mi vida he luchado por la revolución social

Seguiré luchando por la revolución social

Pola Roupa 

Miembro de la lucha revolucionaria

 

Declaración de Nikos Maziotis sobre la sentencia en el segundo juicio a Lucha Revolucionaria.

Extraído y traducido de Act For Freedom Now por Contramadriz

“Ya sea fuera o dentro de la cárcel la lucha para nosotrxs es una cuestión de honor y dignidad y continuará. La lucha revolucionaria sigue.”
Nikos Maziotis.

El orden ha sido restaurado. Los prestamistas, la U.E., el B.C.E., el F.M.I., los E.E.U.U., la élite económica internacional, las filas de las “instituciones” pueden estar tranquilas de que sus marionetas, lxs jueces/juezas griegxs, me usan con una condena ejemplificante de por vida porque volé el edifcio del Baco de Grecia -una rama del Banco Central Europeo- donde también está la oficina del F.M.I. El gobierno izquierdista de Syriza, que es tan sensible en materia de “terrorismo” también puede estar tranquilo porque hizo garantías a los prestamistas de que los programas de orden se pueden seguir aplicando sin problemas cuando el enemigo interno está siendo oprimido con el “rigor necesario”.

Como anarquista, cuando hice la elección de la acción revolucionaria armada, sabía que el precio por esta opción podría ser una dura condena o incluso la muerte en un enfrentamiento con la policía al igual que casi ocurré en Monastiraki en julio de 2014, o como ocurrió en Dafni el 10 de marzo de 2010, cuando el miembro de Lucha Revolucionaria, el compañero Lambros Foundas, fué asesinado. Pero el precio de la lucha y mis elecciones nunca me asustaron, ni siquiera ahora con la decisión de lxs jueces/juezas en el segundo juicio a Lucha Revolucionaria, que me condenan a una cadena perpetua de más de 129 años.
Era algo que esperaba como una posibilidad cuando los jueces mostraron su intención desde el principio. Cuando el enemigo muestra tal furia, me honra especialmente porque demuestra lo acertado de mis opciones, la corrección de la opción de lucha usando armas contra el régimen criminal que roba y ha dejado hecatombes de personas fallecidas.

La sentencia a cadena perpetua por el atentado contra la Dirección de Supervisión del Banco de Grecia, un acción con una llamada de alerta, pero sin heridos, solamente daños materiales, demuestra la furia de lxs servidorxs del Estado y lxs títeres de la élite transnacional porque no nos rendimos, no volvimos a prisión tras nuestro arresto en 2010 y nuestra liberación trás el periodo de 18 meses de detención, porque elegimos la clandestinidad con el fin de continuar la lucha armada, porque continuamos la acción de Lucha Revolucionaria.

Esta sentencia no tiene la intención de aterrorizarme a mi -porque saben que nunca me romperán- si no a quien elija la lucha armada, lxs compañerxs anarquistas-antiautoritarixs y los grupos sociales militantes. Esta decisión muestra el desequilibrio respecto al primer juicio de Lucha Revolucionaria donde, por 16 acciones de la organización, Pola Roupa y yo fuimos sentenciadxs a 50 años, mientras que en el segundo por un ataque con bomba con una llamada de advertencia y sin lesiones, he sido condenado de por vida y por los casos de dos expropiaciones de bancos y el enfrentamiento armado con un policía en Monastiraki la sentencia suma un total de 129 años.

La furia de lxs jueces/juezas del segundo juicio se hace más evidente teniendo en cuenta que me condenan arbitrariamente con el cargo de “administrador”, algo que fué rechazado en el primer juicio. Esta sentencia no me va asustar de ninguna manera. Soy un militante de toda la vida de la lucha por la Revolución, la subversión del Capital y el Estado.

Voluntariamente doy mi vida por esta lucha.
Compañerxs, no les temaís y contra-atacad
La lucha continúa hasta el último aliento.
LARGA VIDA A LA LUCHA REVOLUCIONARIA.
________________________________________

Sentencias Juicio Lucha Revolucionaria

Extraído y traducido de 325 por contramadriz.

El 3 de marzo de 2016, el tribunal de la prisión de Korydallos ha sentenciado a todxs lxs co-acusadxs en el segundo juicio contra Lucha Revolucionaria en relación al ataque con coche bomba que contenía 75 kg de explosivos contra La dirección de Supervisión del Banco de Grecia en el centro de Atenas el 10 de abril de 2014; el tiroteo en Monastiraki el 16 de julio del 2014 (cuando el compañero Nikos Maziotis fué herido y recapturado por la policía), y las expropiaciones a surcusales bancarias.

Nikos Maziotis, miembro de Lucha Revolucionaria, ha sido condenado a una cadena perpetua de más de 129 años y una multa de 20,000 euros.

Pola Roupa, perteneciente a Lucha Revolucionara y actualmente en la clandestinidad, ha sido condenada a 11 años de prisión por cargos de delito menor (además,en caso de ser arrestada, será sometida a un juicio por delitos mayores).

Antonis Stampoulos ha sido condenado a 13 años de prisión.
Giorgos Petrakakos ha sido condenado a 36 años de prisión más una multa de 9.000 euros.

Grecia: Se habría frustrado intento de fuga al compañero Nikos Maziotis

Extraido de Publicación Refractario

Según la prensa y la policía griega, el 21 de febrero del 2016 cerca de las 13:45 hrs una mujer habría abordado un helicóptero como parte de un viaje aéreo.

En pleno vuelo, esta consigue sacar un arma obligando al piloto a cambiar el rumbo de la nave. El piloto se resiste forcejeando con la mujer quien percuta dos tiros para intimidarlo. El Helicóptero pierde control y altura aterrizando de emergencia.

Una vez en tierra, la mujer consigue escapar dejando una peluca y el arma en el lugar.

El piloto señala que quien habría abordado el helicóptero con documentos falsos habría sido la compañera Pola Ropua, miembro de la lucha revolucionaria, prófuga desde hace años.

Según la tesis policial, el arma incautada habría sido utilizada en uno de los robos donde participo Nikos Maziotis, miembro de lucha revolucionaria, y la compañera habría intentado desviar el helicóptero hacia la prisión de Korydallos donde ha sido trasladado el compañero Nikos Maziotis, para rescatarlo.

Recordemos que Nikos esta en Korydallos enfrentando distintos procesos judiciales en la actualidad tras ser recapturado en Julio del 2014.

Hoy la policía vuelve a lanzar una nueva cacería contra los revolucionarios prófugos, solicitando a la población que entregue información a los números de la policía y mostrando la documentación falsa por los noticieros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s