Texaco en la amazonia Ecuatoriana

Ecuador es actualmente el sitio de lo que expertos reconocen como el peor
desastre petrolero del mundo, ahora llamado “el Chernobyl de la Amazonía,”
por una contaminación desastrosa dejada por la transnacional Texaco (ahora
Chevron).


Desde el año 1964 hasta 1992, la compañía petrolera transnacional
construyó y operó pozos y estaciones de producción petrolera en la región
norte de Amazonía Ecuatoriana.  Cuando llegó Texaco a esta región, se le
concedió un territorio de alrededor  de 1.500.000 hectáreas de selva pura
donde vivían varias comunidades indígenas con sus costumbres ancestrales
en armonía con la naturaleza. El peor desastre petrolero del mundo

Hoy en día, docenas de comunidades siguen sufriendo las consecuencias de
la contaminación que ha afectado su salud, elevando sustancialmente las
tasas de cáncer en la zona, los problemas reproductivos y defectos de
nacimiento.  Varias comunidades indígenas de la zona han tenido que
abandonar sus hogares tradicionales.

Texaco contaminó una amplia zona del territorio nacional, botando desechos
tóxicos y aguas de formación  (desechos de aguas del proceso de
explotación petrolero) de  altamente toxicas en esteros y ríos además de
la construcción de piscinas obsoletas y permeables que siguen contaminando
las aguas subterráneas y la atmósfera. Estos ríos y esteros son utilizados
por más de 30.000 personas como fuentes de agua de consumo, cocina, aseo
personal, riego, y pesca.

Durante la época en que operó Texaco en Ecuador, la transnacional decidió
que, para maximizar sus ganancias, no utilizarían las técnicas ambientales
estándares de la época que consiste en reinyectar al subsuelo las aguas de
formación  y desechos tóxicos que suben durante el proceso de perforación.
 En vez de hacer esta reinyección, Texaco desechó miles de millones de
galones de agua de formación que contienen químicos tóxicos y
carcinogénicos a la superficie.  La cantidad de crudo y desechos
derramados en el medio ambiente ecuatoriano es 30 veces mayor a la
cantidad vertida en el desastre del famoso tanquero Exxon Valdez en las
costas de Alaska.

Después de más de 10 años en las cortes de Estados Unidos, en donde se
decidió que la transnacional Chevron debía someterse a las cortes
ecuatorianas, se inició el juicio en el Ecuador en Mayo del 2003 en la
ciudad de Lago Agrio.  Los  demandantes incluyen colonos y cinco
nacionalidades indígenas, Siona, Secoya, Cofán,  Huaorani y Kichwa del
oriente divididas en 80 comunidades sumando más de 30.000 afectados.  Se
exige la reparación de la zona la cual según expertos internacionales
costaría alrededor de 6.000 millones de dólares.  Chevron sostiene que
hizo una remediación en la zona afectada entre 1996 y 1998, remediación
cuestionada por la contraloría.

Muestras de suelo y agua tomadas después de esta “remediación” presentan
altos niveles de contaminación, demostrando así la fraudulenta limpieza
realizada por Texaco.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s